Please accept estadísticas, marketing cookies to watch this video.
  • En Valdecarros van a estar las viviendas que la gente puede pagar en Madrid1

En poco más de un año empezarán a edificarse 13.500 nuevas viviendas en las tres primeras etapas de Valdecarros. Será el punto de inflexión en los desarrollos inmobiliarios de la capital, porque permitirán el acceso al mercado del segmento de madrileños más necesitados de vivienda asequible. Su gradual incorporación tendrá un efecto de arrastre para el resto de la demanda y ayudará a “dulcificar” los precios del resto de la ciudad.

Esta tesis fue defendida por cuatro representantes de otros tantos agentes sectoriales, reunidos hace unos días en la tertulia en directo del programa Capital inmobiliario, presentado por la periodista Meli Torres y que se emite semanalmente en capital Radio.

José María García Gómez, viceconsejero de Vivienda, Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, corroboró que en Valdecarros van a estar las viviendas que la gente puede pagar en Madrid. El nuevo barrio pondrá en el mercado 51.000 nuevas viviendas en venta o alquiler, de las que 28.000 tendrán algún tipo de protección pública. “Hablamos de precios protegidos muy razonables, en torno a 250.000 euros para pisos de ochenta metros cuadrados con plaza de garaje de cinco metros cuadrados y trastero de unos ocho metros cuadrados, lo que los hace muy competitivos”, indicó.

Mesa de Debate Capital Radio Valdecarros

El presidente de Valdecarros Madrid, Luis Roca de Togores, señaló como primer desafío del nuevo barrio de la capital poner en el mercado cuanto antes las 13.500 viviendas previstas en las tres primeras etapas del desarrollo, que pondrán en el mercado más pisos que en todo Valdebebas. “Por volumen de viviendas y por los siete millones de metros cuadrados de zonas verdes sobre una superficie total de 19 millones, en un plazo de tiempo relativamente corto Valdecarros va a tener un impacto claro en el mercado de la vivienda en Madrid”. Añadió como segundo desafío materializar las múltiples parcelas no residenciales del barrio, para atraer a operadores que den los mejores servicios al conjunto de los vecinos.

Javier Rodríguez Heredia, senior Managing Partner de Azora, valoró que la compra y el alquiler de viviendas deberían ser mucho más complementarios en ciudades como Madrid. A su juicio, los precios de alquiler ahora estipulados reducen las rentabilidades de los tenedores de viviendas a rentabilidades marginales o incluso negativas si la financiación les resulta exigente. De esa forma, la bolsa de vivienda protegida en alquiler nunca terminará de despegar, lo que hace imperiosa la necesidad de impulsar ayudas públicas y subvenciones directas a las empresas que gestionan pisos en alquiler.

El director territorial de la zona centro de Landcompany, Juan Francisco Hernández García, se mostró convencido de que la única forma de solucionar el problema de los precios residenciales en Madrid es ampliar el volumen de suelo que sale al mercado, cuestión doblemente necesaria ante el aumento de los costes de construcción. En su opinión, ese propósito sólo se alcanzará si se agilizan y reducen sustancialmente los trámites administrativos, porque hasta ahora desde un planeamiento hasta su efectivo desarrollo pueden transcurrir diez o quince años.

Valdecarros en cuatro cifras

Luis Roca de Togores resumió lo que supondrá el nuevo barrio de Valdecarros para Madrid en cuatro cifras fundamentales que lo convierten en un proyecto claramente diferencial en la Comunidad de Madrid.

  • Un barrio de 19 millones de metros cuadrados.
  • Con 51.000 viviendas nuevas, de las que el 55% tendrá precios protegidos.
  • Inversión por valor de 1.800 millones de euros en urbanización, que asciende a 7.500 millones de euros incluida la edificación
  • Una extensión verde que supone 5,5 veces la del Retiro.